El “Barkerogate”

barkero-levanteTodo el mundo conoce la historia del caso Watergate, el mayor escándalo político de la historia de los Estados Unidos, y que terminó con el mandato de Richard Nixon. Casi 40 años después y trasladado al mundo del deporte,  la historia se repite, al menos en lo que a escándalo se refiere. Cambiamos Washington por Valencia y nos encontramos de cara a la costas mediterráneas que bañan el levante español. La historia comienza en la jornada 31 de la Liga BBVA, en un partido que disputan el Levante y el Deportivo de la Coruña. El Levante casi tiene asegurada la permanencia, está a sólo un punto de conseguirla matemáticamente, mientras que el Depor necesita

barkero-rectifica-1ganar para no perder la esperanza de seguir militando en la máxima categoría.  El resultado final:(0-4) a favor del Deportivo, un resultado abultado pero que bien se podía camuflar tras las necesidades del equipo gallego. Sin embargo Javier Tebas, actual presidente de la LFP, tenía marcado este encuentro como uno de los muchos susceptibles de ser amañados, y sus sospechas se esclarecieron cuando José Javier Barkero, jugador del Levante salió a rueda de prensa acusando a algunos de sus compañeros de falta de profesionalidad. De hecho durante el descanso del partido, cuando el resultado era de(0-3) Barkero entró en el vestuario muy enfadado y según los programas deportivos de COPE y SER, llegó a decir la siguiente frase: “no quiero participar en esta mentira de partido, esto es una farsa”, la reacción de sus compañeros no se hizo esperar. Munúa, Ballesteros, Juanfran y Juanlu, cuatro pesos pesados del vestuario granota acabaron muy molestos con el centrocampista guipuzcoano.

Tras el partido todo eran caras largas y la tensión se podía palpar en el ambiente. El entrenador, consciente de la que se venía encima apeló a la profesionalidad y al compromiso que todos los jugadores tenían con el club valenciano, para que de esta manera se pudiesen aclarar los hechos en el próximo entrenamiento con los ánimos más calmados. La perorata de JIM no surtió efecto. Cada bando optó por hacer la guerra por su cuenta. Barkero sabía que llevaba las de perder, se enfrentaba a los cabecillas del equipo y por ello se reunió con el presidente del equipo para anunciar que no iba a renovar con el equipo la siguiente campaña. Por otra parte: Ballesteros, Juanlu, Munúa y Juanfran reunieron al resto del once titular que jugó frente al Deportivo, con las ausencias de JIM y Barkero, claro está. En esa reunión los cuatro mostraron su malestar con Barkero y encendieron los ánimos del resto de la plantilla.

El lunes Barkero dio la cara en el primer entrenamiento tras la derrota. Delante de sus compañeros dijo que tuvo dudas sobre el comportamiento de Munúa, Ballesteros, Juanfran y Juanlu durante el transcurso del encuentro. La reacción no se hizo esperar, los cuatro señalados exigieron pruebas que respaldasen las acusaciones del mediapunta, pero claro ¿qué pruebas puedes enseñar de que hay dejadez y pasividad sobre el campo? El mal ambiente se instauró de forma definitiva en el vestuario del Levante, respaldado también por JIM, que no supo gestionar bien una situación caótica. Su decisión de dejar fuera del

prensa-noticias-201305-03-fotos-11020462-264xXx80partido frente al FC Barcelona a Munúa y a Ballesteros supuso el final de un ciclo dorado en el Levante. Los años de gloria habían llegado a su fin: eliminado de la UEFA Europa League, sin clasificarse para una competición europea para la próxima campaña y con un vestuario en proceso acelerado de descomposición, el ciclo del Levante parece haber llegado a su fin.

Es aquí cuando la directiva del Levante decide intervenir, sabedores de que la situación del vestuario puede afectar al devenir del club de cara a las próximas temporadas ofrecen dos opciones al vestuario:

1- José Javier Barkero debe disculparse externamente con sus compañeros por realizar acusaciones de tal gravedad sin pruebas de los hechos.  Y conseguir el perdón del vestuario y tratar así de recuperar a la plantilla de cara a la próxima campaña.

2- Dejar que sea la directiva quien tome las decisiones.

Barkero se disculpa… internamente y esto provoca que sea la Directiva la que decida por el equipo.  Quico Catalán se convierte en el brazo ejecutor que destruye la obra que el mismo creó. La primera de las decisiones es anunciar a los principales implicados que no se cuenta con ellos de cara a la próxima temporada. La decisión es difícil ya que los implicados son jugadores idolatrados por la afición, como es el caso de Ballesteros y Juanlu, pero la decisión está tomada. La segunda decisión es la de rescindir el contrato de Juan Ignacio Martínez. La directiva considera que el entrenador ha quemado la plantilla que tenía y que no ha sabido llevar el “Caso Barkero”.

La llegada de Joaquín Caparrós supone el fin de un ciclo y el comienzo de uno nuevo, así como los despidos de Ballesteros, Munúa, Barkero, Juanlu y Juanfran. El Watergate del fútbol español llega a su fin y con él una etapa de gloria y reconocimiento que terminó con un proyecto fascinante. Parece claro que nunca se sabrá si el partido estaba amañado, tal y como dejaba entrever Barkero o si Ballesteros y compañía llevaban razón. Lo único seguro es que la temporada que viene ninguno de los protagonistas de este caso vestirá los colores del Levante.

@ivazquez91

Anuncios

Un comentario en “El “Barkerogate”

  1. Pingback: Galones para Iborra | PUNTO ESTADIO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s