Hay jugadores, hay calidad, hay entrenador, pero no se juega un pimiento

img1126652sPor el titular parece que estamos ante un texto, de los muchos que hay en la prensa deportiva, que hable sobre el todopoderoso Real Madrid y sus penurias. Sin embargo lejos de alabar el juego de los blancos, toca bajar la mirada hasta la 2ª división y fijarse en un equipo en concreto:  el Real Zaragoza. Los maños parten con el cartel de favoritos al ascenso en esta temporada, por plantilla, por presupuesto y por entidad, sin embargo el juego del equipo y los resultados no están siendo los esperados. 

Si echamos la vista atrás,el Zaragoza sufrió un descenso engañoso. Entendámonos.  El equipo dirigido por Manolo Jiménez, había cuajado una primera parte de la temporada excepcional, en lo que a juego y resultados. La pareja Apoño-Hélder Postiga hacía las delicias de una afición que empezaba a pensar que sería un año sin penurias y que la salvación cada vez estaba más cerca. Sin embargo, algo cambió en el equipo aragonés, los partidos se torcían, se perdían en los últimos minutos, a causa de fallos incomprensibles o simplemente mala suerte.  el caso es que el Real Zaragoza acabó en una espiral de malos resultados de la que Manolo Jiménez  fue incapaz de sacar al equipo. (Los milagros ocurren de manera ocasional, nunca de forma tan continuada).

Con el descenso consumado en la última jornada de Liga BBVA frente al Atlético de Madrid (1-3), llegaba el momento de las críticas, las dudas y la incertidumbre. La afición culpaba a jugadores y directiva, Agapito era el centro de las críticas tanto por parte de aficionados, como por parte de la LFP y otros clubes. El Real Zaragoza vivía tiempos aciagos.

El inicio de la temporada 2013-2014 en la Liga Adelante y la marcha de muchos de los jugadores que conformaban la plantilla del descenso. Apoño, Postiga, Obradovic, Roberto, Sapunaru… Poco queda de la identidad de ese Zaragoza 2012-2013.  La travesía por la división de plata, nos deja claro que el estilo de juego de Paco Herrera, difiere en mucho con el estilo de Manolo Jiménez, para el que Movilla era un pilar básico del equipo y que dejó a Víctor Rodríguez relegado al banquillo o a la grada.

_ONI5528_bfa91106

La llegada de Barkero, Henríquez, Acevedo o Paglialunga ha servido para recomponer un equipo, necesitado de una nueva identidad y un nuevo estilo.

Bien sea por la plantilla que Herrera tiene este año a su disposición o porque todavía el equipo no ha asimilado la idea del técnico catalán. Sin embargo podemos observar que hombres menos importantes la temporada pasada, como era el caso de Montañés, Víctor o Leo Franco se han erigido como los nuevos pilares de este Zaragoza, que pese a no jugar un pimiento, suma y sigue a la caza de puntos que le permitan volver a la máxima categoría. De momento ocupa la 7ª plaza, pero su meta está bien definida: el ascenso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s